26 mayo, 2013

Pepe Resemey y las placas de LB

Ya os presenté a Pepe Resemey la semana pasada, ¿Verdad?


Pues resulta que esta tarde fui al laboratorio a poner unos inóculos para mañana lunes y me encontré una nota de  Pepe que me explicaba lo siguiente. Desde luego, este chico no tiene remedio... pero seguro que ya no se le olvida más añadir todos los ingredientes del protocolo antes de seguir.




Espero que os guste. 
Saludos.


PD: Soy consciente de que últimamente actualizo poco y muy cortito. Mucho me temo que a partir de ahora esa va a ser la tónica de publicación, al menos hasta dentro de un tiempo. A su debido tiempo comentaré porqué. Mientras tanto espero que os gusten las historias de Pepe. 

19 mayo, 2013

Os presento a Pepe Resemey, el becario del blog

Hola chicos, hoy tengo el gusto (o el disgusto) de presentaros al becario del blog. 

Si, se que yo no dejo de ser un becario de investigación, tranquilos que hay quien se encarga de recordarlo a diario. Sin embargo creo que ha llegado la hora de tener un becario en el blog, alguien que haga el trabajo sucio y mas sencillo. Un alumno a quien enseñar lo poco que se para trabajar codo con codo con él. 

El desafortunado (no se muy bien si el o yo) es Pepe Resemey. 


Pepe es un estudiante de máster que ha venido a trabajar conmigo al menos durante un año. Se trata de un personaje de lo mas peculiar (Le digo peculiar porque aún no se si se le puede llamar tonto a un becario de blog). Es joven y, aunque ya ha trabajado otras veces en laboratorios, carece de mucha experiencia. 

El primer día que me lo encontré por el centro estaba llenando un garrafa de 25 litros con agua MiliQ. Mi primera idea de reacción fue darle un saco de eppendorfs de 0.5mL y hacerle alicuotar todo el agua antes de irse a casa... pero como yo también tengo un corazoncito, le expliqué la diferencia entre agua destilada y agua MiliQ y le dejé seguir viviendo. En fin, ya lo iréis conociendo poco a poco. Mientras os dejo una presentación gráfica del personaje en cuestión. 




01 mayo, 2013

Mi pequeño huerto, una gran farmacia (II)


Como os decía en la anterior entrada, tengo un pequeño huerto (y tan pequeño, ¡diminuto diría yo!) y me gustaría contaros algunas curiosidades de las plantas, sus aplicaciones y características. Hoy vamos con algunos muy comunes en los especieros de nuestras casas: Tomillo y Romero.

Tomillo


El Tomillo (Del género Thymus) es una planta de la familia de las Lamiaceae. Existen en el mundo alrededor de 1500 especies de este género y son en su mayoría plantas aromáticas y de hoja perenne (hoja que permanece todo el año anclada al tallo y no se muda por otra).

Los griegos le atribuían el poder de dar vigor y coraje al cuerpo, los romanos fueron más utilitarios y lo usaron para aromatizar quesos y carnes. El humo de quemar tomillo se ha venido utilizando para aromatizar carnes y pescados secos o ahumados. No cabe duda de su utilización a nivel culinario.

En el antiguo lenguaje de las flores, cuando un amante mandaba tomillo a su amada, significaba que la estaba poniendo a prueba, una especie de aviso de que tenía que superar una prueba de amor.

En mi caso tengo Thymus citriodorus (Una variedad de la anteriormente denominada Thymus Serpyllum de aroma cítrico, hojas pequeñas y porte enano que raramente supera los 25-30 cm de altura).





Posee tallos muy finos y tiene un particular aroma a cítrico (pero solo desde final de la primavera y durante todo el verano. Durante el resto del año no huele prácticamente a nada).

Como he mencionado anteriormente, los romanos utilizaban el tomillo para aromatizar carnes y quesos, pero no solo eso sino que a su vez y, sin saber muy bien porqué, impedían que ciertas bacterias y hongos se desarrollasen en la superficie de los alimentos, impidiendo así que se echaran a perder o que produjesen sustancias tóxicas para los humanos.

Un estudio publicado en Septiembre de 2012 (1) indica que algunos compuestos fenólicos provenientes del tomillo, como por ejemplo el Timol, reducen el desarrollo así como la producción de toxinas micóticas en varias especies de Aspergillus (Aspergillus ochraceus, A. carbonarius  y A. niger). 

Este último lo podemos encontrar como una especie de moho negro en nuestras frutas y verduras y generalmente no causa enfermedad a los humanos, pero inhalarlo en grandes cantidades puede producir aspergilosis. Sin embargo los otros dos perlas son los principales responsables de la producción de Ochratoxina y Citrinina, las dos toxinas de origen micótico más comunes en las contaminaciones de alimentos.

Otro estudio (2) publicado este mismo año 2013 analizó los componentes en aceites esenciales de dos especies de tomillo y encontró, entre otros, Timol, carvacrol, acetato de timilo, terpineol, pinenos, cymenenos, etc. Así hasta 50 compuestos diferentes con actividad antioxidante y antiproliferativa de tres líneas celulares tumorales. Además algunos de los componentes son biocidas  y biostaticos contra Staphylococcus aureus, Bacillus cereus, B. subtilis, B. pumilis, Pseudomonas aeruginosa, Salmonella Poona y E. coli, la mayoría de ellos patógenos oportunistas que causan morbilidad y mortalidad en gran número de pacientes con inmunodeficiencia o simplemente con heridas abiertas.

De modo que parece claro que aparte de oler bien, el tomillo puede tener propiedades conservantes de alimentos. (Para que veáis que los conservantes no son tan malos y nos ayudan a que nuestros alimentos duren más tiempo sin que los microbichos se los coman y/o los pudran).

Romero


Otra Lamiaceae bien conocida por todos (especialmente en los alrededores del mediterráneo). Es el Romero (Del género Rosmarinus). Su nombre proviene del griego rhops myrinos (Arbusto aromático).
Se dice del Romero que es la hierba de las coronas, pues se colocaba junto con laurel en las coronas de los vencedores. En el lenguaje de las flores, es símbolo de buena fe y de franqueza.

En mi caso tengo la especie más común de todas, el Rosmarinus officinalis (Os recuerdo que Officinalis proviene de su utilización en la farmacia y medicina).




Esta planta se ha venido utilizando en medicina y remedios caseros desde hace muchísimo tiempo. Os pondré un bonito ejemplo, es la denominada “Agua de la reina de Hungría”.

"Yo mujer Isabella, reina de Hungría, de años 72, paciente en los elementos y enferma de gota, he empleado nunca por un año entero la presente receta donada yo de un ermitaño de mí conocido, ella que produjo sobre de mí un así saludar efecto que soy curada y he recobrado las fuerzas, hasta al punto de semejar bonita a alguien. El rey de Polonia me quiso casarse pero yo rechacé por amor de Jesús Cristo. He creído que la receta me había sido donada por un ángel. Tomáis el agua destilado, cuatro veces treinta onzas (1 onzas = 28,35 gr), 20 onzas de flores de romero, ponéis todo en una maceta bien cerrada, por el espacio de 50 horas: en fin destilados con un alambique a bagnomaria. Tomáis una vez a la semana una dramma (1 dramma = 3,545 grammi) de esta poción con algún otro licor o bebida o también con carne. Laváis con ello la cara cada mañana y refregones con ella los elementos enfermos. Este remedio renueva las fuerzas, levanta el espíritu, da nuevo vigor, devuelve la vista y la conserva por largo tiempo; es excelente para el estómago y el pecho" (cfr . Giuseppe De Vitofranceschi, Le virtù medicinali del rosmarino, Milano 1983).

Desde luego ninguna planta es milagrosa, pero está claro que los componentes de algunas de ellas, debidamente estudiados y dosificados pueden tener claro efectos positivos para la salud. Algunas publicaciones de los últimos años le atribuyen las siguientes características: (3)

  • Extractos etanólicos protegen frente a la úlcera gástrica producida por alcohol
  • Efectos antinociceptivos relacionados con la depresión y efectos analgésicos.
  • Efectos antidepresivos.
  • Propiedades antiinflamatorias.
  • Efectos diuréticos


Además, cuidaico con hablar mal del romero en la vía pública Granadina o las guardas de la romería os atacaran por sorpresa y os tomarán de la mano.


(Sé que la tentación es muy grande, pero eviten sentirse atraídos por esta mujer)

Como siempre, les aviso de que no recomiendo usar extractos de plantas para curar ninguna enfermedad ni para paliar síntomas. 

No hay medicina alternativa, la única alternativa es la MEDICINA. 

Se necesita inversión en ciencia y tiempo para que poco a poco podamos descubrir y describir las propiedades de las plantas, se puedan formular y prescribir como medicamento (ya se ha hecho con muchos de los medicamentos que tomamos y se podrá seguir haciendo si se invierte en investigación).

Recordad que SIN CIENCIA, NO HAY FUTURO. 






1         - Darja Sokolic-Mihalak et all., The effect fo wild thyme (Thymus serpyllum L.) essential oil components against ochratoxin-producing Aspergilli. Arh Hig Rada Toksikol 2012; 63: 457-462
2         – Abdullah L. Hussain et all., Chemical composition and bioactivity studies of the essential oils from two Thymus species from Pakistani flora. LWT – Fook Science and Thech. 2013; 50: 185-192.
3         – Los artículos citados y muchos más en publicaciones relacionadas en Sciencie Direct