14 septiembre, 2012

Locas terapias y la Tropinona II


Contra los callos, machaca un ajo en aceite de oliva y ponlo a modo de cataplasma sobre el endurecimiento. Déjalo vendado durante 24 horas y tras eso puedes quitar el sobrante de carne del callo con un instrumento no cortante y esterilizado.

Contra la fiebre, infusión de manzanilla y tomillo secos en agua hirviendo durante 5 minutos. Tomas la infusión tibia varias veces en el día. La fiebre remitirá en 8 horas.

Estos y otros cientos de remedios los hemos escuchado muchas veces, pero lo peor que te puede pasar si los utilizas es que te huela el cuerpo a ensalada. Por cierto, ¿Os habéis fijado en la cantidad de remedios que incluyen al ajo, la cebolla o el vinagre? Quizá por su sabor y olor fuerte, pensamos que pueden servir para todo.

Sin embargo, existen otros muchos remedios que se han aplicado a lo largo de la historia con mayor o menor acierto. Se trata de algunas de las terapias más extremas y rocambolescas aplicadas para curar o prevenir enfermedades. Después de todo “Cuando una medicina no hace daño, deberíamos alegrarnos y no exigir además que nos sirva para algo” (Pierre Auguste Caron de Beaumarchais).

Un vibrador contra el dolor

Lo se. Escojo los títulos a conciencia para que penséis en cosas que no son de las que voy a hablar.

Hoy en día nadie sabrá lo que es un dynomizer o un osciloclasto, pero si usted hubiese ido a la consulta del Dr. Albert Abrams alrededor de 1920, seguro que le habrían hecho pasar por alguna de esas máquinas.

El Médico californiano Albert Abrams ejerció la medicina convencional de la época hasta 1920, fecha a partir de la cual aseguró haber descubierto que la salud se debía a una falta de armonía en la oscilación electrónica del cuerpo. ¡Hombre, cuando a uno le da la corriente… muy armonioso no se mueve, pero es normal! ¿no?.

Su teoría de la reacción electrónica decía que las enfermedades se pueden tratar con cualquier medicamente convencional, siempre y cuando la vibración del medicamento coincidiera con la vibración específica de la enfermedad con la que se quería luchar.

El Dynomizer era un cacharro parecido a una radio en el que Abrams decía poder diagnosticar cualquier enfermedad con tan solo una gota de sangre del paciente, una hoja de papel escrita o incluso una gota de sangre seca en un papel que le podrían mandar por correo ordinario. Afirmaba ya por entonces que podría llevar a cabo la práctica médica por teléfono. El cacharrito fue un gran negocio pues se impartían cursos que costaban alrededor de 200 dólares, alquilar el equipo costaba otro tanto y además se cobraba un alquiler a quienes lo usaban en sus consultas. Otro tanto se hacía con aparatos del tipo Oscilloclast y el Radioclast, a cada cual más caro y con la capacidad de dar diagnósticos lo más alarmantes posible y que requerían el mayor número de visitas cobradas posibles.

Abrams llegó incluso a inventar una enfermedad, la sífilis bovina, una mezcla de cáncer, sífilis y diabetes todo en uno (haría las delicias de todos los esquizofrénicos e hipocondriacos de la época).


Abrams con su cacharrómetro

Dynomycer

Abrams demostrando la técnica del dynomyzer

De izquierda a derecha. Arriba, Hemovitameter y Electron-O-Ray. Abajo, Osciloclasto y Radioclasto. Cuatro dispositivos ERA. 


En fin, Parece que el tío falsificó hasta sus títulos académicos y sus escabrosos engaños fueron descubiertos pronto, no sin antes engañar y estafar a cientos de personas (¡¡¡¡Anda, como las preferentes y las hipotecas de los bancos!!!!

¡Frescas… tengo células frescas… FREEEEEEEESCAS SEÑORAAAAAAAA!

A nadie le extraña ya ver en un anuncio que la crema X rejuvenece, repara el ADN de tu piel, rellena los huecos, infla las células y demás patatas fritas. Pero ¿Y si os digo que estas cosas y la terapia celular no viene de hace tan poco tiempo?

Y en 1930, el médico Paul Niehans inauguró su primera clínica privada en la que hacía tratamientos con células frescas. La terapia consistía en inyectar en el culete de los pacientes células centrifugadas provenientes de animales jóvenes o fetos de animales.

No pocos personajes de renombre creyeron en estas magufadas y por las agujas del suizo pasaron los culos de Winston Churchill, Marlene Dietrich, Frank Sinatra y Charles de Gaulle entre otros.

Hasta las santa-santísimas nalgas del papa Pío XII recibieron estos cuidado y no debió de quedar el hombre del todo descontento pues Niehans fue nombrado miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias, Órgano asesor del vaticano en temas científicos (¡¡¡Toooooma ya!!!).




¿No le da un aire a Dalí el tal Niehans este?. Esto se merece una etiqueta de “PARECIDOS RAZONABLES” y hasta otra de “FAMOSOS QUE PONEN MORRITOS A LO CHONIS”

Hasta una línea de cremas con su nombre ha salido… ¡¡¡Corred insensatos!!!  http://www.laaaf.com/paul_niehans.html Que miedo.

¡Uff, no me gusta como suena ese hígado heee!

A finales del siglo XX, el psiquiatra francés M. Collongues no debió entender muy bien en que consistía una bioscopia (El examen de un cuerpo para ver si está vivo o muerto). De modo que lo que hizo fue colocarle un “dinamoscopio” que el mismo inventó (¡Un embudo de latón vamos!) a sus pacientes en las orejas con la intención de escuchar los chasquidos y zumbidos provenientes del interior del cuerpo. Según el,  esos ruidos provenían de irradiaciones que el cuerpo humano emitía y que eran las responsables del origen mismo de la vida.



Bueno, por hoy ya esta bien de locos y remedios caseros. Como ya sabéis que me gusta recordar a personajes de la historia de los que se cumple aniversario de su nacimiento, hoy os traigo a Robert  Robinson, premio Nobel de química en 1947 y del que hoy se cumplen 126 años de su nacimiento.



Entre sus muchos estudios y avances Robinson sintetizó los pigmentos rojo, azul y violeta de las flores para estudios de genética en estas, fue codescubridor de la síntesis de hormonas sexuales como el hexestro y el estilbestrol, contribuyó a la síntesis de la Penicilina en la Segunda guerra mundial e hizo importantes descubrimientos a partir de derivados de pirimidinas. Ayudó a aclarar la estructura entre otros compuestos de la estricnina, la nicotina y la morfina y logró la síntesis de la tropinona, compuesto a partir de cual se han desarrollado muchas terapias para tratar enfermedades psicológicas o del cerebro como el alzheimer.

Además de Premio Nobel por sus investigaciones sobre productos vegetales como las los alcaloides, también fue laureado Medalla Faraday y Medalla Davy y Medalla Royal. 








3 comentarios:

  1. Me parto con lo de Niehans xdddddddd.

    Una entrada genial, ¡no conocía ninguno de estos magufos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por vuestros comentarios, voy a intentar sacar mas magufos de estos que se parecen a artistas famosos jejeje. Aunque Niehans en su tiempo también era muy famoso, como el médico de las estrellas jejeje

    ResponderEliminar

Trazas de Comentarios