23 octubre, 2012

¡Contigo, para siempre!


-          Hermanos, estamos presentes aquí todos en este inmenso hígado para unir en santa infección a estos gusanos. Si nadie tiene nada que objetar, procedemos a leer los votos de esta verme pareja. ¡Schistosoma macho, prometes amar y respetar a esta hembra, fecundarla de forma continua, no dejarla escapar y abrazarla todo lo fuerte que puedas y apretar su helmíntico cuerpo para que expulse todos los huevos el resto de los días de vuestra vida…!
-          Si acepto
-          Y tu platelmíntica hembra, ¡Prometes amar y respetar a este macho, dejarte fecundar día si y día también, no escapar a su plano abrazo y darle cuantos huevos sea capaz de fecundar por el resto de vuestra vida…!
-          Si acepto
-          Pues que lo que la infección y la poca higiene ha unido, no lo separe un antibiótico ni un tratamiento… Puedes abrazar para siempre a la hembra.

La feliz pareja de recién casados

Atención, imágenes explícitas de sexo correspondientes a la noche de bodas... No aptas para menores

Los Schistosomas son un género completo de gusanos parásitos planos de la clase trematoda. Se les llama Platelmintos porque tienen una simetría dorsoventral plana, aunque también se les puede llamar comúnmente Bilharzia.  Estos gusanos son los agentes causantes de la esquistosomiasis y se extienden por casi todo el mundo tropical (si bien es una enfermedad cada vez más común en países no tropicales por causa de los viajes). Lo curioso de estos bichos es que, a pesar de tener sexos separados, macho y hembra viven permanentemente unidos en una frenética producción de huevos que no cesa hasta su muerte. En ese momento, si muere el macho, muere la hembra y viceversa.

Es muy difícil que la esquistosomiasis se establezca en una zona no endémica puesto que requieren de un hospedador intermediario muy específico que es un molusco. Ese molusco no puede ser de cualquier especie. El problema es cuando se introducen moluscos en zonas no endémicas… y además hay personas infectadas en la zona. El ciclo de la enfermedad se cierra.




 El ciclo comienza (como si un ciclo tuviera comienzo… pero bueno, consideremos el comienzo la primera vez que este bicho infectó una persona) cuando una Cercaria atraviesa la dermis de una persona que alegremente está en agua estancada disfrutando de un baño en un caluroso día de verano. En la persona, la cercaria se va transformando y pierde su cola, pasa a la circulación y de ahí vía porta al hígado donde maduran macho y hembra. Ese es el momento en el que se unen para siempre y ya nunca vuelven a separarse. Los adultos van a los vasos de los mesenterios y desde allí arrojan millones de huevos que salen con las heces de la persona. Cuando esa persona está en el charco dándose el baño y le entra un apretón… pues lo hace ahí mismo ¡Para que vamos a buscar un baño! (seguramente no haya nada parecido a un WC en cientos de Km a la redonda). Los huevos eclosionan en el agua y las larvas miracidias pasan a un molusco de una especie determinada y específica para cada especie de Schistosoma. En el caracol se vuelve a transformar y salen cientos de Esporocistos que se transforman en Cercaria y buscan otro pié donde entrar.

Según datos de la OMS, se estima que hay alrededor de 160 millones de personas con esquistosomiasis y otros 35 millones nuevos infectados cada año. Es en África subsahariana donde mayores estragos ocasionan.

La esquistosomiasis es una enfermedad crónica cuyos daños se deben principalmente a la migración de las cercarias por el cuerpo al pasar por la piel o de los adultos en cuando están en los vasos sanguíneos. Además del daño mecánico por la migración de las cercarias, muchas personas son alérgicas a estos parásitos y se producen problemas de dermatitis, urticaria, hipersensibilidad, etc.

Nuestro sistema inmune a veces reacciona de una forma exagerada ante los huevos depositados en los tejidos y se producen granulomas. Si los granulomas causan fibrosis periportal, hipertensión portal y ocasionalmente embolias, se denomina a la enfermedad Fiebre de Katayama. Si por le contrario la fibrosis se produce alrededor de vasos porta intrahepáticos, se denomina Fibrosis de Symmer o tallo de pipa.

Los huevos son expulsados por las heces y la vejiga, donde pueden producir hematuria (sangre en orina), calcificaciones, carcinoma de células escamosas y a veces embolias.


Los problemas se extienden a pulmones, intestino e incluso al cerebro donde puede producir una variante rara de la enfermedad en la que los huevos o bien las embolias provocadas por estos llegan al cerebro produciendo pequeños derrames cerebrales y demencia.



Hay tratamientos muy efectivos contra la enfermedad como pueda ser el Praziquantel o el albendazol y el mebendazol, pero todos ellos son extremadamente hepatotóxicos y muy caros. En zonas muy deprimidas se han llegado a dar tratamientos con antimonio o potasio, tratamiento que interfiere con las enzimas del parásito… pero se pueden imaginar que no es lo mas adecuado. La Oxamniquina se ha ofrecido como alternativa para el tratamiento de una de las especies, pero sigue siendo poco.

Los estudios para conseguir una quimioterapia efectiva y barata siguen adelante, pero raramente pasan el tramo de la comercialización porque a las casas comerciales farmacéuticas no les interesa un compuesto destinado a países que no pueden pagarlo.

De todas formas y como casi siempre, la prevención y la higiene es la mejor arma contra esta enfermedad. Un buen tratamiento de las aguas residuales, la cultura de no defecar u orinar en afluentes donde la gente se baña, etc puede hacer que la enfermedad desaparezca por completo de algunas zonas.



“Esta entrada participa en la XVII edición del Carnaval de Biología, organizado por Pero esa es otra historia...
  

2 comentarios:

  1. ¡Qué interesante! Aunque pone los pelos de punta... Me ha encantado las fotos de boda xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. La verdad es que ha sido un poco ida de pelota... pero me mola mucho jejeje y fijo que no se te olvida que estos bichos viven en pareja, verdad?

      Eliminar

Trazas de Comentarios