16 octubre, 2011

SEXO, HORMONAS Y COMPORTAMIENTO

Comencemos nuestra historia con un relato erótico, que eso siempre llama la atención.

"Ella entró en la habitación, me miró fijamente a los ojos y solo la visión de su abultado busto me hizo estremecer. Mi sistema límbico determinó que la sensación era ”sexy”, una señal de alerta viajó a través del sistema nervioso llegando no sólo a las zonas erógenas, sino a todo mi cuerpo.

 La frecuencia cardiaca se incrementó y cambió el ritmo de mi respiración. Se elevó la presión sanguínea y la tensión en todo el sistema muscular aumentó considerablemente. La sangre fluía en gran cantidad hacia los órganos sexuales. Mi miembro viril aumentó de tamaño a consecuencia
 de este gran flujo de sangre a los cuerpos cavernosos del pene. El óxido nítrico liberado hizo que el endotelio se relajase  e hiciera posible la expansión del los vasos sanguíneos. Un gran volumen de sangre ingresó y mi pene aumentó su tamaño y turgencia.

Lo que pasaba en aquella mujer, lo pude sentir poco después. Los labios de la vagina aumentaron su tamaño y el clítoris experimentó una especie de erección gracias al incremento del flujo sanguíneo. El monte de Venus también recibía una mayor cantidad de sangre e hizo de almohadilla para el hueso púbico.

En cuanto a nuestro estado de conciencia, pudimos incrementar admirablemente el poder de concentración, aun hasta el punto en que prácticamente desaparecieron los elementos que nos rodeaban.

Nuestras hormonas sexuales, testosterona en mi y estrógenos en ella, se liberaron en mayor cantidad durante la excitación, acompañadas por la adrenalina, la misma que actúa en situaciones de máxima alerta. La oxitocina, hormona de inmensa importancia durante el parto, intervino en esta ocasión durante una relación sexual. En ella provocó la contracción de las paredes del útero, que inició una especie de succión que ayudaba al semen a llegar a destino.

Pude ver en sus pupilas, que los niveles de Serotonina eran admirablemente altos, e igualmente sentí en mi la misma sensación.
Poco a poco fui sintiendo como el nivel de endorfinas subía, y subía y subía una vez más hasta que al acercamos al orgasmo el nivel de las endorfinas llegó a su punto más alto. Luego del orgasmo o clímax sexual nuestros cuerpos lograron una completa e incomparable relajación"

¿No esperaríais que os contara la historia sin rigor científico no?

Pero hasta llegar a contar la historia de esta forma, se ha tenido que avanzar mucho en el conocimiento de las hormonas, el cerebro y el comportamiento relacionado con los niveles de estas sustancias.


El acervo de conocimientos que se ha creado con toda esta información ha creado una nueva disciplina, la psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE), que busca integrar los conocimientos de la endocrinología y la inmunología y relacionarlos con el comportamiento humano y con algunos procesos psicopatológicos.

Procedamos a explicar algunos aspectos evolutivos y bioquímicos de estos procesos.

En la actualidad, el humano tiene una posición bipedestada que hace que seamos, en lo que a fisiología se refiere, radicalmente distintos del resto de mamíferos.  Nuestros antepasados, se movían a 4 patas, con lo que la región pélvica de las hembras quedaba totalmente expuesta a los machos, que al acercarse desde atrás, tenían acceso inmediato a evaluar el grado de excitación de la hembra. Con la evolución y la tendencia a la bipedestación, esta visión fue cambiando y lo que el macho podía evaluar de la capacidad reproductora de la hembra y de su predisponibilidad, sufrió una transformación.


Tomaron mucha más importancia las formas de los senos y las caderas y el tamaño de estos. Hasta ese momento, las mamas no tenían valor alguno para el macho, pues su función era la de a posteriori amamantar la cría.
Un tema cuanto menos controvertido es la fidelidad. Evolutivamente, el macho copula y busca otra hembra, mientras que la hembra si consigue un macho apto, intenta conservarlo el mayor tiempo posible para que le ayude durante el tiempo de gestación, la cría y búsqueda de alimento. Sin embargo, en nuestra especie, la cultura y la inteligencia ha modulado este comportamiento hasta un nivel increíble, de modo que hay hembras con comportamiento típicamente masculino (buscar muchos macho aún cuando  ya haya encontrado el macho apto) y machos fieles de por vida o durante largos periodos de tiempo. Pero de alguna forma podría decirse que el macho es fiel de forma cultural y la hembra el fiel de forma evolutiva.

Como siempre, hay excepciones a todo, situaciones muy diversas, diferencias culturales y comportamientos totalmente personales. con lo que la controversia está mas que servida.
              ________________________________________________________

Las hormonas esteroideas derivan del colesterol y están formadas por cuatro anillos de carbono. Las más importantes son las llamadas hormonas sexuales (estrógenos, progesterona y testosterona), que cumplen diversas funciones en el organismo. Los estrógenos, por ejemplo, parecen disminuir el riesgo de enfermedad coronaria, proteger contra la osteoporosis y, por ende, aumentan la expectativa de vida pero incrementarían el riesgo de cáncer de endometrio. En la medida en que se envejece aumenta el riesgo de padecer trastornos cognoscitivos y disminución de la memoria, que con frecuencia se observan solapados con síntomas depresivos.
 
En síntesis, los estrógenos, que actúan como neuromoduladores cerebrales, parecen estar relacionados con el afecto y la memoria. La asociación de progesterona disminuye el riesgo de cáncer de endometrio dado por los estrógenos. Algunas investigaciones han apoyado un rol protector en las crisis de ansiedad, las que disminuyen, por ejemplo, durante el embarazo, cuando los niveles de progesterona están elevados. Los testículos y las glándulas suprarrenales secretan varias hormonas sexuales, llamadas andrógenos, de los cuales la testosterona es la más abundante y potente. Su secreción se hace por pulsos y es regulada por un mecanismo de retroalimentación tanto a nivel del hipotálamo como de la hipófisis.

La testosterona se une en un 98% a las proteínas plasmáticas, entre ellas la globulina. Es transportada por la SHGB (sex human binding globulin) hasta las células blanco, donde se liga a receptores localizados en la cromatina y es transformada a nivel celular, por acción de las enzimas citoplasmáticas 5-alfareductasa y la aromatasa, en dos metabolitos activos: la dehidrotestosterona (DHT) y el estradiol (E2).
La testosterona y la DHT se ligan al receptor de andrógenos, y estos receptores sufren una serie de cabios que activan los segundos mensajeros, modulando la síntesis de enzimas, de proteínas estructurales y de receptores. La testosterona ejerce, de esta manera, una estimulación de la actividad celular de tipo regulador. Las acciones de la testosterona se ejercen a diferentes niveles: procesos metabólicos, tejidos periféricos, como el pene,  en la médula espinal y en el cerebro.
La testosterona está relacionada con la agresión y la hostilidad. La evidencia sugiere que los hombres con comportamientos sexuales violentos presentan mayores niveles de testosterona comparados con los hombres no violentos y, que existe una pequeña pero estadísticamente significativa relación entre la hostilidad y niveles elevados de testosterona.


La acción de la testosterona sobre el cerebro se realiza, no solamente por la unión de la hormona y de la DHT a los receptores cerebrales, sino que también se liga a los receptores estrogénicos localizados en cerebro.


En mamíferos la testosterona está relacionada con la conducta sexual, la agresión y la dominancia. Se ha demostrado que la pubertad precoz, originada por el incremento de la testosterona, está  relacionada con un interés sexual temprano y  fantasías eróticas, emisiones nocturnas y masturbación.

No voy a entrar en demasiado detalle, pero a nivel cerebral, machos y hembras funcionamos de una forma ligeramente diferente.  ¿Todos hemos visto el típico dibujito de la comparativa de cerebros verdad?


bueno algo más esquemático en este enlace. grafismo cerebro femenino

Pero independientemente de las bromas y apreciaciones que queramos hacer, nuestros cerebros funcionan de forma diferente principalmente por el nivel, tipo y localización de nuestras hormonas (no todas sexuales pero si dimórficas).

Wada, observó que la asimetría que todos tenemos entre los lados izquierdo y derecho de nuestro cerebro en el plano temporal, es mayor en hombres, mientras que le volumen de cuerpo calloso es mayor en mujeres. El hipocampo masculino tiene un mayor tamaño y sin embargo, en hombres esquizofrénicos, hay pérdida de la asimetría de los potenciales evocados en ambos hemisferios del cerebro.


Pero según mi criterio, y el de muchas publicaciones relacionadas con el tema. Estas diferencias son poco importantes y parecen no tener mayor implicación en el comportamiento. Sin embargo sí que llama bastante la atención el siguiente hecho. La determinación sexual humana está bastante estudiada y parece ser que lo que hace que un hombre sea hombre es la expresión  de un solo gen (SI SEÑORES, SOLO UNO). Pero independientemente de ello, la observación es la siguiente. La secreción de la testosterona se realiza a partir de la novena semana de gestación, periodo crítico del desarrollo cerebral.

Como efecto de la presencia y estimulación de esta hormona, el cerebro se desarrolla como característicamente masculino en presencia de esta hormona, o femenino en ausencia de ella. Independientemente de lo que diga nuestra determinación cromosómica del sistema xx/xy.
Parece ser que la expresión temprana de aromatasa en el hipocampo masculino, permite que tenga una mayor consciencia del espacio y rotación de objetos, mientras que el estímulo estrogénico en féminas, hace que estas posean mayor velocidad perceptual, un mejor rendimiento en las pruebas de fluidez verbal y memoria auditiva, un mejor desempeño en las tareas de cálculo matemático y un mejor recuerdo de los detalles de una ruta determinada (si bien no su orientación y localización).

Se ha relacionado a las hormonas y sus niveles con procesos depresivos, cambios de comportamiento etc., pero llama especialmente la atención el poder de la testosterona.
Se observa que durante el climaterio masculino se presenta una disminución de testosterona que se manifiesta con debilidad, fatiga, disminución del la masa muscular y ósea, disminución de la hematopoyesis, oligospermia, disfunción sexual, depresión, ansiedad, irritabilidad, insomnio y trastornos de la memoria. (Solo una hormona, telita con la hormona).

Hay muchísimo más que decir sobre el tema y estoy abierto a comentarios y discusiones, pero no quiero alargar más la entrada.

Espero que haya sido al menos entretenida si bien no espero haber dicho nada que no se supiera o sospechara. Con todo lo expuesto es lógico decir que (hombre y mujeres son complementarios). Hombres, no esperéis comprender a las mujeres,  mujeres, no esperéis comprender a los hombres. No es nada personal, es hormonal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Trazas de Comentarios